Buscar este blog

martes, 12 de febrero de 2013

PRONOVIF en prensa Colombiana!

Nuestro equipo PRONOVIF se encuentra profundamente complacido y agradecido por el reconocimiento que por nuestro trabajo, realizó el periódico digital colombiano Página10.com. Éste periódico digital tiene un enfoque global fundamentado en cuatro pilares esenciales: la libertad, el pluralismo, la inclusión y la independencia en sus opiniones.
El reportaje realizado por la cientista político y feminista Fabiola Miranda Pérez se titula "¿Masculinidad en cuestión? Programas de tratamiento para hombres que ejercen violencias contra sus parejas en Chile. Iniciativas y debate" y aborda esencialmente el tema de la violencia de género, especificando la particularidad que para ella como extranjera le reporta el abordar esta temática desde el punto de vista de los victimarios, de los hombres.
Acá tenemos su reportaje, para mayor información visiten el siguiente link: http://www.pagina10.com/index.php/opinion/item/503-%C2%BFmasculinidad-en-cuesti%C3%B3n?-programas-de-tratamiento-para-hombres-que-ejercen-violencias-contra-sus-parejas-en-chile-iniciativas-y-debate#.URpI0h2upq_


"Sin ser – desgraciadamente- una experta en el tema de las masculinidades, durante la realización de mi último trabajo de campo sobre el tratamiento de las violencias conyugales en Chile, me vi enfrentada a conocer a una red de personas que trabajan en el tratamiento de hombres violentos. Me llamó atención su invisibilidad y quisiera contribuir un poco justamente a visibilizar lo que ellos y ellas hacen, esto es sólo mi grano de arena.
Esta red o más bien estas iniciativas, programas, pilotos como desee llamársele, comienza a conformarse de manera más institucionalizada a partir del año 2009 – curiosamente año de elecciones presidenciales, en fin- todo esto bajo el contexto de implementación de una nueva política pública en materia de violencia “intrafamiliar” comenzada a partir de 2005 año en que se reforma la antigua ley de 1994. Esta nueva legislación (Ley N°20.066) permite catalogar por parte de los jueces las violencias intrafamiliares en tanto que delito y no como una falta simple, como se hacía con la ley precedente. Es ahora el Servicio Nacional de la Mujer (SERNAM), que debe coordinar y poner en función planes y políticas para ayudar y apoyar a las mujeres afectadas por las violencias domésticas. Sin embargo esto último, paralelamente comienzan a surgir, como ya señalé más arriba iniciativas que propenden a tratar las violencias de su origen, es decir, a partir del tratamiento de la persona que ejerce violencia. La idea de todos los programas es más o menos similar: al tratar a los varones violentos se quiere poner en duda el modelo de masculinidad aprehendido de parte de la sociedad y de parte de sus redes primarias de relacionamiento, con el fin de enseñarles nuevas maneras de comportamientohacia las mujeres que eviten inferiorizarlas y por ende reaccionar con autoridad de manera violenta, imponiéndoles obligaciones de carácter doméstico o sexual. De esta manera- según el testimonio de mis entrevistados- se cambiaría la manera de reaccionar y de tratar a la pareja actual(cuando se trata de heterosexuales) y se evitarían situaciones violentas con parejas que puedan conformarse después de seguido el tratamiento o intervención.


Estos programas ya sean estatales: Programa de Intervención con Hombres (PIH) de Gendarmería Nacional (que en Chile es la Policía para la población penal), lamentablemente cerrado en diciembre último, Programa de Hombres por una vida sin violencia del Servicio Nacional de la Mujer (SERNAM), o que provengan de la iniciativa de las municipalidades o de la sociedad civil: PRONOVIF (Proyecto por la No Violencia IntraFamiliar) en la periférica comuna de Cerro Navia en Santiago, Hombres Libres, en otra comuna periférica de Santiago, Puente Alto..Etc.… Son todos sin dudas iniciativas innovadoras para esta esta realidad cultural, donde solamente se ha trabajado desde la victimización de la mujer. Situación plasmada en las políticas públicas implementadas por el Estado y en el discurso de las autoridades.

Siendo yo feminista, creo en la importancia de trabajar desde la perspectiva de los “victimarios”, ya que es en su intervención donde podemos lograr un cambio en su comportamiento y actitudes que activan el círculo de las violencias sexistas. Es importante que como sociedad conozcamos estos recursos, y que los jueces sea cual sea la pena a imputar a un agresor tengan siempre en perspectiva la necesidad de reeducar a los ejecutores de violencia.

Al igual que gran parte de mis entrevistados que trabajan en estos “centros” hago un llamado a qué analicemos y que pongamos en cuestión los roles asumidos por cada sexo. Y en este tema más particularmente a cuestionarnos sobre la construcción de las masculinidades en tanto que familias, redes y sociedad: ¿cuáles han sido las situaciones o la educación que han hecho que los varones asuman un rol de comportamiento patriarcal/agresivo?

Es este trabajo de campo que me hizo movilizarme sobre este tema,y que me ha hecho aceptar la importancia de entregar medios – siempre escasos en esta temática- tanto como apoyar a las “victimas” (hombres y mujeres), como para tratar a los ejecutores de violencias (mujeres y hombres).Así, como tambiéna interrogarme y a cuestionarme sobre el carácter o “perspectiva de género” de los instrumentos y políticas publicasorientadas a cada grupo de la población, ¿ Vienen estos y estas a perpetuar un orden patriarcal/androcéntrico naturalizado, o al contrario a imponerse contra él?"